Los 15 miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas viajan a África esta semana con el objeto de presionar para que se ponga fin de la guerra civil de 21 años en el sur de Sudán.

El embajador estadounidense ante la ONU, John Danforth, ex enviado de la administración Bush para Sudán, organizó el viaje a Nairobi, Kenia, donde se han llevado a cabo conversaciones de paz.

El Consejo de Seguridad también planea exigir al gobierno de Jartún que tome una acción más enérgica para detener un conflicto en la región occidental de Darfur.

El grupo defensor de los derechos humanos con sede en Estados Unidos, Human Rights Watch, dijo este lunes que el gobierno sudanés “continúa aterrorizando a sus propios ciudadanos”, y exhortó al Consejo a que tome una enérgica acción para detener las prácticas de limpieza étnica destinadas a pobladores negros en Darfur.