El presidente Bush recibió a líderes musulmanes este miércoles en la Casa Blanca para una cena en conmemoración del mes sagrado del Ramadán.

Bush dijo a sus invitados durante la cena de Iftar—para terminar el ayuno—que Estados Unidos es un país más fuerte gracias a los musulmanes estadounidenses, y una nación más segura gracias a las relaciones de Washington con los musulmanes en todo el mundo.

Bush acotó que los musulmanes en Iraq están observando el Ramadán en una sociedad libre por primera vez en varias décadas.

Añadió que las previstas elecciones de Iraq para enero y las recién finalizadas elecciones en Afganistán son hitos en el camino hacia la libertad.

Las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo celebraron más de 50 cenas para conmemorar el Ramadán y promover el entendimiento entre musulmanes y no musulmanes.