El gobierno norteamericano emitió una advertencia a sus ciudadanos en cuanto a viajar por el Medio Oriente y el norte de África, tras el fallecimiento del líder palestino Yasser Arafat.

En un comunicado emitido este jueves, el Departamento de Estado informa que la muerte de Arafat puede provocar manifestaciones y disturbios en toda la región.

Por otra parte, la nota expresa preocupación respecto a que elementos extremistas puedan planear ataques contra occidentales y trabajadores petroleros en el área del Golfo Pérsico.

La embajada norteamericana en Egipto informó a los estadounidenses en ese país que deben ser especialmente precavidos este viernes, cuando se realice el funeral de Arafat, en El Cairo.

La legación diplomática estadounidense aconsejó a sus ciudadanos que eviten partes de la capital egipcia, donde podría haber manifestaciones, y dijo que entre esos lugares se incluye la Plaza Tahrir y las inmediaciones de mezquitas y universidades.