El juez distrital estadounidense James Robertson suspendió los juicios de comisiones militares, planeados para presuntos terroristas en la prisión militar de Bahía de Guantánamo, Cuba.

El juez Robertson afirmó que el gobierno de Bush actuó de manera ilegal al declarar al conductor de Osama Bin Laden, Salim Ahmed Hamdan, como un “combatiente enemigo” desprovisto de las protecciones establecidas en la Convención de Ginebra.

Robertson dijo que el gobierno no puede usar evidencia secreta contra Hamdan, como lo permiten las reglas de la comisión militar. El gobierno de Bush informó que apelará la decisión.