El líder palestino Yasser Arafat continúa en coma en un hospital militar de París, mientras autoridades palestinas en los territorios ocupados debaten sobre el futuro sin su presencia.

En una entrevista radial en Francia, la enviada palestina Leila Shahid “negó categóricamente” informes de prensa de que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina ha caído en un coma irreversible y estaría clinicamente muerto.

Shahid dijo que el líder palestino de 75 años de edad entró en coma cuando los médicos le administraron anestesia a fin de realizarle varios exámenes médicos agresivos.

Agregó que aún no han podido diagnosticarlo, pero descartaron que padezca algún tipo de cáncer como leucemia o un tumor maligno de estómago.

Mientras Arafat se aferra a la vida, dirigentes de facciones palestinas rivales se reunieron hoy en la franja de Gaza con el fin buscar la forma de evitar divisiones internas.

Por su parte funcionarios del gobierno israelí dijeron que si Arafat muere, debe ser enterrado en Gaza y no en Jerusalén como él ha pedido.