Los líderes palestino e israelí sostienen reuniones separadas hoy para abordar las consecuencias de la debilitada salud de Yasser Arafat.

Israel prepara planes de contingencia en anticipación a la posible muerte del líder palestino, incluyendo la forma en que enfrentará el deseo palestino de sepultarlo en Jerusalén.

El primer ministro israelí ha afirmado que no permitirá que el Arafat sea enterrado en esa ciudad.

Autoridades palestinas también realizan un encuentro de emergencia en la ciudad cisjordana de Ramallah.

Arafat no ha nombrado a un sucesor y se teme que su muerte desate una lucha de poder entre los líderes palestinos.