Corea del Norte estableció condiciones para regresar a las conversaciones multinacionales con el fin de resolver el problema de sus ambiciones nucleares.

El embajador norcoreano ante la organización de las Naciones Unidas dijo que el gobierno de Pyongyang no volverá a las negociaciones hasta que Estados Unidos rechace una ley de derechos humanos recientemente aprobada, que condena a Corea del Norte.

En declaraciones citadas por el Wall Street Journal, el embajador Han Song Ryol también insistió en que el presidente George Bush retire a Corea del Norte de las llamadas “naciones del eje del mal”.

El embajador norcoreano dijo que el resultado de la elección presidencial estadounidense no afectará la resolución del estancamiento sobre la intención de Corea del Norte de desarrollar armas nucleares.