El presidente George Bush declaró a los medios de prensa que se siente en calma y confiado de la victoria sobre su adversario demócrata, el senador John Kerry, después de votar cerca de su hacienda en Crawford, Texas.

El mandatario republicano habló hoy, cuando las encuestas de opinión continúan mostrando una competencia muy reñida entre Bush y Kerry.

Kerry pasó las primeras horas del día en el estado de Wisconsin. Posteriormente, el aspirante demócrata se dirigió a su ciudad de residencia, Boston, Massachussets, para emitir su voto y mirar los resultados por televisión.

Bush planea viajar a Ohio, en la zona central del país, estado con 20 votos electorales para agradecer a los voluntarios que trabajaron para la elección.

El principal asesor político de Bush afirmó hoy que la victoria del mandatario republicano dependerá de ganar en Ohio, donde las encuestas muestran una competencia muy reñida, dado que el resto del país está dividido en partes iguales entre el presidente y el senador Kerry.

Largas colas se han formado en los puestos de votación en varios lugares. Los observadores esperan que la asistencia exceda los 106 millones de votantes registrados en la pasada elección presidencial en 2000.

Los electores también eligen hoy los 435 miembros de la Cámara de Representantes, una tercera parte del Senado y miles de autoridades locales.