Extremistas afganos que mantienen en rehenes a tres trabajadores de las Naciones Unidas indicaron que retirarían sus exigencias de que la operaciones de la ONU y las tropas extranjeras salgan de Afganistán.

Dijeron que cualquier compromiso con el gobierno afgano sería mutuo, y presentaron la sugerencia cuando varios grupos trataron de negociar la liberación de los rehenes.

Los extremistas, que se hacen llamar “Ejército de Musulmanes” amenazaron con matar a los cautivos si sus exigencias de retirada y liberación de los afganos mantenidos en prisiones extranjeras no se cumplen para mañana miércoles. El domingo pasado, ofrecieron considerar extender el plazo límite.

Las autoridades afganas dijeron que se sienten optimistas de que los trabajadores de la ONU sean liberados ilesos.