Militantes afganos que retienen a tres empleados de las Naciones Unidas, dijeron que los mantienen en diferentes lugares a fin de evitar cualquier intento de rescate.

Un vocero del grupo autodenominado “Ejército de Musulmanes”, informó este lunes que si las fuerzas de seguridad afganas logran liberar a uno de los rehenes, los otros dos serán asesinados inmediatamente.

Individuos no identificados secuestraron el jueves pasado a los tres funcionarios electorales de la ONU, una irlandesa, una kosovar, y un diplomático filipino a plena luz del día en Kabul, la capital afgana.

Los cautivos eran observadores de las Naciones Unidas en las primeras elecciones presidenciales directas que se realizaron en Afganistán el 9 de octubre pasado.

Los secuestradores exigen el retiro de la ONU y de todas las tropas extranjeras de Afganistán, así como la liberación de todos los afganos retenidos en prisiones extranjeras.