Los resultados de la elección presidencial estadounidense se espera que comiencen a conocerse a partir de las cero horas del Meridiano de Greenwich, o Tiempo Universal Coordinado.

A esa hora, los lugares de votación deberán cerrar en seis estados de la Unión Americana.

Las cadenas de televisión estadounidenses planean anunciar un posible ganador en cualquier estado donde los sitios de votación hayan cerrado y donde uno de los candidatos tenga una clara ventaja, basado en las encuestas a boca de urna.

Las cadenas han anunciado que serán cautelosas, tras su experiencia en 2000, cuando declararon ganador a Al Gore en Florida, pero tuvieron que retractarse de su pronóstivo horas más tarde.

La Voz de América informará los resultados de estado en estado, en base a las predicciones de las cadenas de televisión a la tabulación oficial informada por Associated Press.

En la mayoría de los años, el ganador se conoce en pocas horas, pero analistas advierten que este año la votación podría ser similar a la de 2000, cuando una reñida contienda y disputas sobre reconteos de votos demoraron el resultado.