Los Medias Rojas de Boston, ganadores de la Serie Mundial de las Grandes Ligas de Béisbol pusieron fin a 86 años de mala suerte que sus fanáticos atribuyen a una maldición.

Cuenta la leyenda que todo comenzó en 1920, cuando el propietario de los Medias Rojas en aquel tiempo, Harry Freeze, vendió a los Yanquis de Nueva York uno de sus jugadores por dinero, el jugador era el famoso Babe Ruth.

Entre 1920 y 2003, “los patirrojos” llegaron 10 veces a los juegos de post-temporada. Entre 1947 y 1986, lograron avanzar cuatro veces hasta el séptimo y final encuentro de la Serie Mundial, pero perdieron los cuatro juegos.

Boston había ganado cinco de las 15 Series Mundiales antes de la venta del Bambino. Los fanáticos de los Medias Rojas atribuyeron las subsecuentes pérdidas a “La Maldición del Bambino”.