La compañía matriz de la décima aerolínea más grande en Estados Unidos se acogió al capítulo 11 de la ley de bancarrota.

La media anunciada el martes por A.T.A. Holdings, permite a la aerolínea continuar operando mientras reestructura la deuda con sus acreedores.

A.T.A. culpa de sus problemas financieros a los crecientes precios del petróleo y la disminución de las tarifas. La aerolínea ha estado reduciendo costos para evitar la bancarrota.

El precio de las acciones de A.T.A. cayó 93 centavos antes del cierre de las transacciones del martes.