Los abogados nombrados por el Tribunal de Crímenes de Guerra de La Haya para defender al ex presidente de Yugoslavia, Slobódan Milósevic, pidieron a la corte removerlos del caso.

Los abogados, Steven Kay y Gillian Higgins, dijeron al tribunal que no están en capacidad de defenderlo debido a su renuencia a cooperar con ellos.

Los dos entregaron su solicitud ayer, luego de que una serie de testigos de la defensa se negaran a rendir testimonio hasta tanto el juzgado permitiera al ex líder de Yugoslavia efectuar su propia defensa.

Milósevic efectuó su propia defensa hasta el mes pasado, fecha en que los dos abogados fueron nombrados por el tribunal, el cual alegó la condición de salud del acusado. La acción de la corte se llevó a cabo a pesar de las objeciones del ex presidente.

Los dos profesionales del derecho continuarán representando a Milosevic hasta que el tribunal los remueva. Milósevic enfrenta más de 60 acusaciones de crímenes de guerra sucedidos durante el conflicto de los Balcanes en la década de 1990.