Un juez federal falló el lunes que el estado de Florida no necesita crear recibos en papel para sus máquinas electrónicas de votación.

La decisión se tomó en una querella judicial contra autoridades electorales estatales, presentada por el legislador demócrata de Florida, Robert Wexler, quien quería documentar en papel los votos de los aparatos electrónicos para que puedan ser contados de nuevo, si es necesario.

El juez dijo que las máquinas garantizan que la verdadera intención del votante quede grabada con sólo tocar la pantalla en el sitio elegido para sufragar, pero estuvo de acuerdo en que sería bueno tener recibos en papel para que el elector pueda revisar sus selecciones.

En 15 condados de Florida las máquinas de votación al tacto reemplazaron las polémicas tarjetas perforadas de votación que contribuyeron a un estancamiento de 36 días en el escrutinio electoral de las elecciones presidenciales de 2000.