El Vaticano anunció que no respaldará a ninguno de los candidatos en la elección presidencial de Estados Unidos, sino que permitirá que los líderes locales de la iglesia ayuden a los feligreses a tomar una decisión moral.

El vocero de la iglesia, Joaquín Navarro Valls dijo el lunes que la Santa Sede nunca ha intervenido en los méritos de los candidatos políticos norteamericanos y que no intenta hacerlo este año.