El reservista de mayor rango en el ejército estadounidense acusado en el escándalo de abuso de prisioneros en Iraq, fue sentenciado a ocho años de cárcel.

Durante una corte marcial realizada en Bagdad este jueves, al sargento de 38 años de edad, Iván Frederick, también le redujeron de rango, le suspendieron parte del pago de su salario y recibió una baja deshonrosa.

Es la mayor sentencia de prisión para cualquier de los ocho policías militares o soldados acusados en el caso.

Frederick se declaró culpable ayer de participar en el abuso físico y humillación sexual de los detenidos en la prisión Abu Graib en Iraq. El soldado dijo también que sabía que lo que estaba haciendo era incorrecto.

Fotografías de prisioneros desnudos mientras eran maltratados en Abu Graib desataron la ira de la comunidad internacional a principios de año.

Dos investigaciones en Estados Unidos apuntaron a fallas en la jerarquía de la cadena de comando militar, como responsables de crear las condiciones que permitieron el abuso.