El primer ministro británico, Tony Blair, dijo que su consideración de un pedido de Estados Unidos para redistribuir parte de las tropas británicas en Iraq, no tiene nada que ver con la elección presidencial estadounidense.

Blair dijo ante el Parlamento este miércoles que la petición, según expresó textualmente “tiene todo que ver con las elecciones de Iraq de enero”.

Autoridades británicas dijeron que es esencial mejorar la seguridad en Iraq para seguir adelante con las elecciones de enero.

El ministro británico de Relaciones Exteriores británico, Jack Straw indicó ayer que la insinuación de que tenga que ver con política Estados Unidos es una “completa tontería”.

Agregó que el gobierno británico está “muy dispuesto” con la solicitud de Estados Unidos. De todas formas el gobierno de Londres todavía no ha tomado una decisión.