Tropas iraquíes y estadounidenses intensificaron sus ataques aéreos y terrestres contra presuntos escondites de terroristas en el baluarte rebelde de Faluya, al oeste de Bagdad.

Residentes del lugar reportaron la operación como uno de los más intensos bombardeos hasta ahora, en la campaña de una semana para librar la ciudad del buscado terrorista Abú Musab al Zarqawi y sus seguidores.

Funcionarios de centros asistenciales dijeron que por lo menos tres personas murieron en los ataques aéreos nocturnos. Soldados de infantería terrestre tomaron posiciones hoy dentro de la ciudad.

Las negociaciones de paz entre el gobierno provisional y dirigentes de la ciudad fracasaron ayer, y este viernes efectivos militares norteamericanos detuvieron al principal negociador de paz de Faluya, Khaled al Jumeili.

Mientras tanto, en el sector sur de Bagdad insurgentes observaron el primer día del mes sagrado musulmán del Ramadán con un atentado dinamitero frente a una estación policial. Al menos diez personas murieron.