El presidente George Bush y su adversario demócrata, senador John Kerry, están realizando una intensa campaña política en el estado de Wisconsin, buscando el apoyo de los votantes indecisos y concentrando a sus tradicionales partidarios.

Bush visita hoy Iowa y Wisconsin, dos estados de la región del oeste medio del país donde se anticipa que la votación será cerrada.

Ambos candidatos estuvieron el jueves en el occidental estado de Nevada, intercambiando duras frases sobre su aptitud para conducir la nación.

El senador Kerry habló ante miembros de la asociación más grande del país que aboga por las personas jubiladas, a quienes dijo que el presidente Bush ha comprobado que está fuera del alcance de las familias de clase media y que no está dispuesto a cambiar de curso.

Bush hizo a un lado sugerencias de que su oponente tuvo una mejor actuación en los tres debates presidenciales, diciendo que eso lo deciden los electores.

Señaló que los estadounidenses lo conocen bien después de cuatro años en la Presidencia.