Gran Bretaña retiró su embajador en Uzbekistán luego de que el diplomático acusara a Gran Bretaña y Estados Unidos de obtener información de sospechosos que fueron torturados por los servicios de seguridad uzbecos.

El gobierno de Londres retiró al Embajador Craig Murray de su cargo, la tarde del jueves.

En una entrevista con la radio británica, diplomático acusó al servicio británico del exterior de tratar de reprimir el disentimiento. Agregó que sus comentarios respecto a la tortura se efectuaron en un memorando interno.

Murray dijo que planea adoptar acciones legales contra Londres porque su salud se ha arruinado por previas acusaciones en su contra sobre conducta sexual inapropiada, cargos que fueron aclarados, quedando sin efecto.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña indicó que retiró al embajador Murray porque éste perdió la confianza de altas autoridades y colegas, y no a causa de sus acusaciones sobre torturas y contra los servicios de inteligencia.