Ex soldados haitianos que lucharon para derrocar al ex presidente Jean Bertrand Aristide dijeron que quieren proveer seguridad para ayudar a frenar la violencia en las calles de la capital, Puerto Príncipe.

Partidarios de Aristide son culpados de la intranquilidad que prevalece en la capital desde hace varias semanas, y que ha dejado mas de 20 personas muertas.

El Departamento de Estado censuró la violencia y acusó a los seguidores de Aristide de tratar de desestabilizar el gobierno provisional de Haití.