El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, dijo que la insurgencia en Iraq se está debilitando.

El alto funcionario declaró ayer en Washington que cree que el gobierno interino tendrá pronto control de Faluya y otros poblados en el llamada región del Triángulo Sunita del centro de Iraq.

Powell señaló que no está minimizando la tarea que queda por delante para las fuerzas de la coalición y las tropas gubernamentales iraquíes, pero sigue optimista de que las elecciones de enero en Iraq serán exitosas.

El secretario de estado Powell afirmó que varios acontecimientos recientes condujeron a su evaluación optimista, incluyendo la recaptura de varias ciudades importantes como Samara y Nayaf, la entrega de armas en Bagdad por seguidores del clérigo chiíta Moqatada al Sadr, y las conversaciones reconciliadoras entre el clero y el gobierno interino.