Dos organizaciones internacionales de periodistas condenaron el fallo de una corte federal estadounidense, que podría enviar a prisión a una periodista del New York Times por negarse a revelar sus fuentes confidenciales.

El juez federal Thomas Hogan declaró a Judith Miller en desacato a la corte la semana pasada, por negarse a testificar en una investigación federal para determinar si la Administración Bush filtró ilegalmente el nombre de una agente encubierta de la CIA.

En una carta abierta hoy al secretario de justicia norteamericano John Ashcroft, el Instituto de Prensa Internacional dice que la investigación federal “sienta un inquietante precedente para otros países”.

Por su parte la Federación Internacional de Periodistas, acusó a las autoridades estadounidenses de poner en riesgo la libre expresión al amenazar a Miller con enviarla a prisión.

La fiscalía ha interrogado a varios funcionarios de la administración Bush y ha llamado a declarar a varios periodistas en su intento por averiguar si la Casa Blanca dio a conocer el nombre de una agente encubierta de la CIA, lo cual es un delito federal.