El primer ministro israelí Ariel Sharon lanzó un esfuerzo para expandir su inestable coalición de gobierno, luego de una votación no obligatoria en el Parlamento que rechazó su plan de retirarse de parte de los territorios ocupados.

Sharón inició ayer una nueva sesión parlamentaria, dando a conocer el calendario de acción legislativa para el proyecto. Pero, el Parlamento rechazó su declaración por 53 votos contra 44.

El líder israelí comenzó a explorar hoy martes la opción de llevar al gobierno partidos más pequeños que podrían ser persuadidos para que apoyen su plan cuando sea sometido a votación en dos semanas.

Algunos analistas predijeron que Sharon podría tener que reanudar sus negociaciones con el Partido Laborista, principal fuerza de oposición que había prometido respaldar la retirada.

Sharon rechazó someter el plan al un referendo nacional, aunque las encuestas sugieren que la mayoría de los israelíes es partidario del mismo.