Diez obreros en construcción turcos que eran mantenidos en rehenes por militantes en Iraq fueron liberados.

El ministro de Relaciones Exteriores turco Abdullah Gul dijo a los reporteros en Ankara que los hombres llegaron a Bagdad este martes y que sus familias fueron informadas acerca de la liberación.

Los obreros fueron secuestrados por un grupo islámico que exigió que la empresa de construción para la que trabajaban dejara de hacer negocios en Iraq.

Vinsan, la empresa con sede en Ankara, anunció previamente este mes que suspendía sus operaciones en Iraq.

El lunes, otro grupo extremista comunicó haber decapitado a un rehén turco y a su traductor iraquí porque trabajaban para las fuerzas armadas estadounidenses.

El canal de televisión al-Jazzeera transmitió imágenes supuestamente de un grupo conectado a la red terrorista al-Qaeda, que mostraba a hombres enmascarados junto a los dos rehenes.