Un ciudadano estadounidense encarcelado durante casi tres años, después de haber sido capturado en el campo de batalla en Afganistán retornó a Arabia Saudita, donde vivió por muchos años.

Yaser Hamdi llegó hoy lunes a Riyadh después de ser liberado en un trato que lo obliga a renunciar de su condición de ciudadano estadounidense, permanecer en Arabia Saudita por cinco años y prometer no demandar judicialmente a Estados Unidos por su detención.

Hamdi nunca fue acusado formalmente después de su captura en noviembre de 2001 por combatir para el régimen Talibán.

Hamdi fue mantenido en aislamiento penal sin representación legal hasta que la Corte Suprema de Justicia falló este verano que debía ser enjuiciado.

Sin embargo, los fiscales estadounidenses en lugar de proceder con un juicio, negociaron un acuerdo para liberarlo.