El Premio Nobél de Economía 2004 fue otorgado al noruego Finn E. Kydland y al estadounidense Eduard C. Prescott, por su trabajo identificando las fuerzas que se conducen detrás de los ciclos de negocios.

La Academia Real Sueca de Ciencias anunció el galardón hoy en Estocolmo.

Ambos compartirán el premio de un millón 300 mil dólares por explicar cómo los cambios en la tecnología y en la política económica afectan la economía.

Los dos economistas dijeron que su estudio permitirá mejorar los pronósticos económicos y ayudará a muchas naciones en las reformas de sus políticas monetarias.

De acuerdo con un informe de la agencia de noticias France Press, el profesor Kydland calificó al premio de “fantástico”.