Trabajadores nigerianos paralizaron la ciudad clave de Lagos al comienzo de una huelga de cuatro días por el creciente aumento del precio del combustible.

Han sido desplegadas fuerzas de seguridad en la ciudad este lunes, cuando algunos activistas amenazaban con romper las ventanillas de los vehículos si la gente no acataba el paro o no se quedaba en casa.

Testigos dijeron que la actividad en Abuja, la capital, no fue muy afectada por la huelga.

El jefe del principal sindicato laboral, Adams Oshiomole, tenía previsto reunirse este lunes con el presidente Olusegún Obasanjo para analizar la disputa.

El sindicato convocó a una huelga para protestar por un aumento del 25 por ciento en los precios del combustible el mes pasado después que el gobierno pusiera fin a algunos subsidios.