La economía estadounidense creó 96 mil empleos el mes pasado. La cifra es menor a lo previsto por los inversionistas y menos que el número que se requiere para proporcionar puestos de trabajo a una creciente fuerza laboral.

El informe emitido hoy viernes por el Departamento del Trabajo también muestra que la tasa de desempleo se mantuvo estable en 5,4%. Los expertos sostienen que los altos precios del petróleo y una serie de huracanes han afectado la expansión laboral.

Este es el último informe sobre estadísticas laborales emitido por el gobierno y al que tendrán acceso los electores antes de acudir a sufragar, para decidir si prefieren al presidente republicano George Bush o al candidato demócrata John Kerry.

El reporte muestra la forma en que se ha recuperado el mercado laboral estadounidense en los últimos meses. Aunque, a pesar del aumento, se han perdido cientos de plazas de trabajo desde que el presidente Bush asumiera el cargo.