La ecologista keniana, Wangari Maathai, ganó el premio Nobél de la paz 2004 por su trabajo en mejorar el medio ambiente y ayudar a las mujeres.

El Comité Nobél hizo el anuncio en el Instituto Nobél de Oslo, Noruega este viernes, y destacó a Maathai por su “contribución al desarrollo sustentable, la democracia y la paz”.

Maathai es la primera mujer africana en obtener el Premio Nobél de la Paz, y dirige el “Movimiento Cinturón Verde” en África, que ha plantado más de 30 millones de árboles en un esfuerzo por ayudar a proteger el medio ambiente, disminuir los efectos de la tala de bosques en ese continente y combatir la desertificación.

Es la primera vez que un activista del medioambiente gana el premio Nobél de la Paz.

Maathai de 64 años de edad, fue seleccionada entre 194 nominados y recibirá un premio por valor de un millón 300 mil dólares en la ceremonia el próximo 10 de diciembre en Oslo, fecha en que se conmemora el día Internacional de los derechos humanos y el aniversario de la muerte del creador del premio, el inventor sueco, don Alfredo Nobél.