Japón dijo que continúa apoyando la guerra en Irak encabezada por Estados Unidos a pesar del informe del inspector estadounidense de armas de que el gobierno de Bagdad no tenía armas de destrucción masiva cuando ocurrió la invasión.

El jefe de gabinete japonés, Hiroyuki Hosada, declaró a los medios de prensa este jueves que el gobierno de Tokio continúa respaldando totalmente la guerra.

La Constitución Política japonesa impide que el país envíe tropas a combate. Sin embargo, Tokio envió mil soldados a Irak y países vecinos en misiones humanitarias para ayudar en los esfuerzos de reconstrucción.