El Senado de Chile acordó enmendar la Constitución de 1980 como una forma de poner fin a potenciales intromisiones de los militares chilenos en los asuntos del país.

Los senadores de la oposición sumaron sus fuerzas con los legisladores del partido gobernante para aprobar los cambios.

Una de esas modificaciones le permitirá al presidente de Chile cambiar a los comandantes de las diferentes alas militares.

Otras enmiendas apuntan a eliminar los nueve cargos de senadores no elegidos, asegurándose de esa forma que todos los senadores sean electos democráticamente.

Los cambios también darían la posibilidad a los niños de padres chilenos nacidos en el extranjero a obtener la ciudadanía.

La Constitución chilena había sido modificada durante el gobierno de facto del general Augsuto Pinochet, quien gobernó el país entre 1973 y 1989. El gobierno había estado negociando por años con la oposición para lograr la reforma.