Militantes palestinos continúan disparando cohetes contra el sur de Israel, a pesar de una ofensiva israelí contra Gaza que ya se extiende una semana y que está destinada a detener los ataques.

Por lo menos cuatro palestinos murieron a causa de los hechos de violencia.

Israel sostiene que uno de los cohetes Qassam dañó un hogar en la ciudad israelí de Siderot, mientras que un segundo misil alcanzó un área abierta. No se informó de víctimas.

Fuentes palestinas indicaron que dos adolescentes palestinos murieron a causa de un cohete disparado por Israel contra el campamento de refugiados Jabalya, en Gaza.

Médicos palestinos señalaron que los jóvenes caminaban hacia su escuela cuando fueron alcanzados por el misil.

Sin embargo, Israel afirmó que los dos palestinos trataban de lanzar un cohete cuando murieron.

Horas antes, el gobierno israelí informó que dos presuntos militantes murieron en un enfrentamiento armado con tropas israelíes, cerca de Khan Younis.