Rebeldes y paramilitares que han abandonado la guerra en Colombia podrían dedicarse a la porcicultura y el cultivo de arándanos en proyectos subvencionados por Washington, si es que se concretara una propuesta de miembros del Congreso estadounidense.

La propuesta, esbozada en cartas obtenidas el miércoles por la agencia de noticias The Associated Press, ha sido tomada por el presidente colombiano Álvaro Uribe como "una iniciativa significativa y crítica".

Temiendo que los ex combatientes, enfrentando escasez laboral, sean absorbidos nuevamente por el conflicto o participen en el negocio de producción de cocaína y heroína en Colombia, el representante Henry Hyde y otros ocho legisladores han exhortado a la secretaria de Agricultura, Ann Veneman, y al dirigente de la Agencia para el Desarrollo Internacional que creen puestos laborales para ellos y otros colombianos.