El jefe de inspectores de armas estadounidense en Iraq presentó su informe final a los legisladores en Washington con la conclusión de que el ex dirigente iraquí, Saddam Hussein, no poseía armas de destrucción masiva cuando Estados Unidos encabezó la invasión a ese país.

Charles Duelfer también declaró el miércoles a una comisión del Senado que la capacidad de Saddam Hussein para desarrollar armas químicas, nucleares y biológicas “disminuyeron” desde la guerra del Golfo Pérsico de 1991.

La administración Bush citó presuntos arsenales y actividad de armas proscritas como razón principal para ir a la guerra en marzo de 2003.

Duelfer señaló que si bien no encontró evidencias, Saddam Hussein, tenía armas o programas activos de armas, y que cuando la invasión el gobernante iraquí seguía siendo un peligro y quería reiniciar programas de armas si lograba escaparse de las sanciones de la Organización de las Naciones Unidas.