La policía española arrestó a cinco presuntos miembros del grupo armado separatista vasco ETA.

El ministro del Interior, José Antonio Alonso dijo que la operación se basó en información proveniente del arresto en Francia el domingo pasado de 17 presuntos miembros de ETA, incluido el líder del brazo político del grupo guerrillero, Mikel Albizu Iriarte.

Alonso manifestó que cuatro hombres y una mujer fueron detenidos en las ciudades de San Sebastián, Irún y Pamplona, donde esperaban instrucciones de ETA para llevar a cabo nuevos ataques.

El domingo pasado, durante una operación realizada en Francia también fueron descubiertas armas, incluidos dos cohetes tierra-aire de fabricación rusa, tipo SAM-7.

Más de 800 personas han sido asesinadas por ETA en los 36 años de su campaña de violencia que la creación de un estado vasco independiente en el noreste de España y el suroeste de Francia.