El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangél, cumple una visita de tres días a Moscú, donde se reúne con funcionarios rusos. Allí anunció su plan de adquirir por lo menos 40 helicópteros de combate de Moscú.

Los helicópteros MI-35 serán utilizados para patrullar la frontera venezolana con Colombia.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acusó al gobierno de Colombia de no hacer lo suficiente para evitar que la violencia del conflicto colombiano de varias décadas pase al otro lado de la frontera.

La agencia noticiosa rusa Itar-Tass dijo que los primeros 10 helicópteros serán entregados dentro de los próximos dos meses.

Rangél se reunió ayer con el jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, Igor Ivanov, con quien dialogó sobre los esfuerzos conjuntos en la lucha contra el terrorismo internacional.

El vicepresidente venezolano conversó, además, con funcionarios comerciales rusos acerca de posibles inversiones en una nueva planta de aluminio venezolana que producirá un millón de toneladas métricas por año.