Cinco días después de disturbios en la capital haitiana, autoridades de Puerto Príncipe afirmaron que bandas de macheteros leales al depuesto presidente Jean Bertrand Aristide están decapitando a policías después de asesinarlos.

Funcionarios del gobierno indicaron que por lo menos tres de más de una docena de agentes de policía que murieron en disturbios han sido decapitados.

La agencia de noticias Associated Press citó declaraciones del primer ministro Gerard LaTortue, indicando que los asesinatos de los agentes del orden son parte de una ofensiva de las pandillas de matones, llamada Operación Bagdad.

Sin embargo, según la organización sin fines de lucro, Proyecto de Información de Haití, los miembros del Partido Lavalás pro-Aristide, negaron la acusación.