Cuatro soldados estadounidenses fueron acusados de sofocar a un alto oficial iraquí durante un interrogatorio a fines del año pasado.

Se trata del general Abed Hamed Mowhoush de 57 años de edad, quien murió en Qaim, Iraq, en noviembre de 2003, bajo custodia del ejército de Estados Unidos.

Los cuatro soldados pertenecen al tercer regimiento de blindados y aunque han sido devueltos a Estados Unidos, ninguno está en prisión.

El ejército no ha dado detalles de lo que se alega, pero un periódico de la ciudad de Denver, Colorado, citó documentos militares sin identificarlos, donde se estipula que el alto oficial fue sofocado con un saco de dormir durante un interrogatorio.

Los soldados en cuestión se presentarán a una audiencia militar similar al antejuicio de mérito de los tribunales civiles, después de lo cual se determinará si deben ser juzgados por corte marcial.

Este caso lleva el total de los acusados de homicidio en Iraq a 10, y se suma al escándalo internacional comenzado por las imágenes mostradas del trato que se daba a los prisioneros de Abu Ghraib por carceleros militares estadounidenses.