Insurgentes en Iraq hicieron varios disparos de mortero en el centro de Bagdad este martes, mientras fuerzas estadounidenses atacaron objetivos insurgentes en el barrio ciudad Sadr. No ha habido confirmación sobre muertos.

Fuerzas estadounidenses también bombardearon objetivos en el bastión insurgente de Fallujah, al oeste de Bagdad.

Mientras tanto, el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, sugirió el lunes que serían necesarias más incursiones como la lanzada a fines de la semana pasada en Samarra a fin de estabilizar Iraq y derrotar a los rebeldes.

Un total de 24 iraquíes resultaron muertos en varias explosiones de coches bombas en Bagdad y en la norteña ciudad de Mosul. Los militares de EE.UU. dijeron que un soldado estadounidense murió y otros dos resultaron heridos cuando su convoy pasó al lado de una bomba cerca de Bagdad el lunes por la noche.

Por su parte, el ministro de Defensa de Polonia sorprendió a sus colegas en el país pro estadounidense, al sugerir que el gobierno de Varsovia podría retirar sus casi dos mil 500 soldados de Irak a fines del año próximo.

El primer ministro Marek Belka dijo que no había autorizado al ministro a hacer esta declaración, y el presidente Aleksander Kwasniewski dijo que no se ha establecido un plazo límite para la retirada, pero que Polonia reduciría su presencia después de las elecciones parlamentarias en Irak en enero próximo.