La asesora de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Condoleezza Rice, dijo que sostiene su evaluación de antes de la guerra en el sentido de que Irak estaba tratando de volver a comenzar su programa nuclear.

En declaraciones formuladas el domingo a la televisión estadounidense, Rice admitió que algunos datos de inteligencia que condujeron a esa evaluación estaban errados.

Sin embargo, aclaró que la administración Bush estaba en lo correcto al considerar que Saddam Hussein representaba un peligro, al tomar en cuenta toda la evidencia.

Sus declaraciones tuvieron lugar después de un informe publicado en el diario The New York Times que puso en duda la afirmación de la Casa Blanca de 2002 de que Iraq había adquirido miles de tubos de aluminio para su programa atómico.

El Times dio a conocer que expertos del gobierno concluyeron que las varillas realmente iban a ser usadas en pequeños cohetes de artillería, y que a la oficina de la asesora Rice se le informó del caso mucho antes de la invasión a Iraq.