Venezuela decidió extender una medida que evita que las compañías despidan trabajadores, a pesar de que las cifras del gobierno indican que el desempleo ha descendido.

La extensión decidida el jueves impide que empresas públicas y privadas dejen cesantes a trabajadores que ganan menos del doble del sueldo mínimo, unos 330 dólares por mes, por otros seis meses. El congelamiento ha sido extendido varias veces desde su creación.

Algunos dirigentes empresariales han criticado la medida, diciendo que impide el crecimiento. Las autoridades gubernamentales señalan que la decreciente tasa de desempleo y la recuperación económica prueban que la medida funciona.

La desocupación en Venezuela disminuyó al 14,2%, de casi un 18%, hace un año.

La extensión de la prohibición tiene lugar mientras la economía de Venezuela se recupera de una recesión causada por el conflicto político a causa del gobierno del presidente Chávez.