Las tropas estadounidenses e iraquíes ingresaron a Samarra, al norte de Bagdad, volviendo a tomar control de edificios gubernamentales y policiales.

Las fuerzas de la coalición lanzaron el ataque esta madrugada, alcanzando objetivos en Samarra con una serie de bombardeos y disparos de artillería.

Informes provenientes de esa ciudad indican que las fuerzas estadounidenses e iraquíes controlan ahora la municipalidad de Samarra, las estaciones de policía y la famosa Mezquita Dorada. Funcionarios militares estadounidenses informaron que por lo menos 94 insurgentes han muerto. Agregaron que un soldado estadounidense murió y otros cuatro resultaron heridos.

La ofensiva fue lanzada para responder lo que calificaron como “repetidos ataques de insurgentes sin provocación alguna”.

Estados Unidos prometió arrebatar a los insurgentes el control de los principales centros iraquíes, incluyendo Samarra, Fallujah y Ramadi. Antes de fin de año en preparación para las elecciones a efectuarse en enero.