Analistas políticos dicen que ni el presidente Bush ni el senador John Kerry lograron una gran victoria en el debate de ayer, pero tampoco hubo grandes traspiés que debilitaran a ninguno de los candidatos.

Informes preliminares de encuestadoras y expertos de todo el país indican que la mayoría de los estadounidenses siente que el senador Kerry tuvo una mejor actuación en el debate, y que pudo haber mejorado sus posibilidades de sobrepasar al presidente Bush en el último mes de la campaña presidencial.

Las más recientes encuestas de votantes, llevadas a cabo durante los días y semanas previos al debate, mostraron que Kerry estaba a la zaga de Bush para las elecciones del 2 de noviembre.

Los medios de prensa estadounidenses que realizaron sondeos de opinión pública instantáneos, después del debate televisado de 90 minutos, dijeron que una mayoría definida de televidentes sintió que Kerry era el ganador.

Sin embargo, según analistas políticos, es muy pronto para medir el impacto total del debate en los votantes en todo el país.

Los partidarios de Bush dicen que el presidente demostró la fortaleza de su carácter y su firmeza cuando habló sobre la decisión de enviar tropas estadounidenses a Iraq para derrocar a Saddam Hussein.