El comandante de las fuerzas armadas de Bolivia, almirante Luis Aranda, informó el miércoles que el gobierno le ha instruído suspender la erradicación de coca en la zona donde el martes hubo enfrentamientos entre campesinos cultivadores de coca y uniformados.

La decisión del gobierno sobrevino a una reunión que sostuvo el miércoles el presidente Carlos Mesa con el líder de los cocaleros, diputado Evo Morales, donde este le pidió que las fuerzas armadas dejen de disparar a los campesinos.

Aranda dijo que se ha iniciado una investigación y que la suspensión durará "lo que sea necesario hasta que se establezca la verdad de los hechos".

El martes, en dos sucesivos enfrentamientos, los uniformados mataron de un balazo en la cabeza a un cocalero, en medio de supuestos ataques de unos 300 cocaleros con dinamita que hirieron a cuatro soldados, uno más fue herido con arma de fuego. La información es oficial.