El número de fatalidades sigue aumentando a medida que las fuerzas israelíes incursionan cada vez más el principal campamento de refugiados palestinos en Gaza, tratando de detener los ataques a asentamientos judíos y a un poblado fronterizo israelí.

Por lo menos 21 palestinos murieron hoy jueves en el ataque israelí al campamento Jabalya.

En este incidente, el más mortífero hasta el momento, encontraron la muerte siete palestinos cuando el casco de un tanque israelí cayó cerca de un grupo de personas dentro del campamento.

Soldados con tractores también destruyeron varias viviendas en Jabalya. La radio israelí dijo que el gobierno decidió ampliar más la ofensiva.

Esta última operación ocurrió después de que dos menores perecieran ayer en un ataque palestino con cohetes contra el pueblo fronterizo de Sderot. El grupo militante Hamás asumió la responsabilidad por el ataque. Tres israelíes también encontraron la muerte hoy en la violencia de Gaza.