Una aeronave a propulsión fabricada por una empresa privada regresó a la Tierra después de lo que informes de medios de comunicación califican como una exitosa exploración del subespacio.

Si se confirma el hecho, los auspiciadores del SpaceShipOne estarán a mitad de camino de cobrar el Premio Ansari X, de 10 millones de dólares.

El galardón se otorgará al primer grupo que logre enviar la primera aeronave al espacio dos veces, en un plazo de dos semanas.

Además, el vehículo debe transportar a un piloto y una carga equivalente al peso de dos pasajeros.

El piloto del SpaceShipOne Michael Melvill pasó un susto hoy, cuando la nave giró repetidamente luego de separarse del jet que la transportó hasta el subespacio.

Sin embargo, el piloto estabilizó el avión a propulsión y eventualmente lo trajo de regreso a la Tierra, aterrizando en el Desierto de Mojave, en California.

Los organizadores planean ahora un nuevo viaje espacial, la semana próxima, en su cometido por cobrar el premio.