Autoridades de la ONU afirmaron que los preparativos para las elecciones presidenciales en Afganistán, a realizarse el nueve de octubre están bien encaminados, a pesar de las amenazas de violencia.

La subsecretaria general de la ONU, Jean Marie Guehenno, dijo ayer al Consejo de Seguridad que miles de trabajadores han sido reclutados y miles de observadores estarán presentes en los cinco mil centros de votación de todo del país.

Señaló que las elecciones siguen siendo vulnerables a lo que denominó como “ el prevaleciente nivel de inseguridad”. Pero, agregó que se les ha pedido a los ancianos tribales que ayuden con la seguridad en áreas donde las fuerzas de seguridad son escasas.

Puntualizó que tal vez los comicios estarían “lejos de la perfección”, pero que su credibilidad no será dañada por interrupciones.

Informes emitidos ayer por Human Rights Watch dicen que los caudillos rebeldes afganos representan más peligro para las elecciones que los militantes del Talibán, que prometieron interrumpir las elecciones.