Un alto directivo del poder electoral de Venezuela renunció el lunes en protesta por supuestas irregularidades en el referendo ganado por el presidente Hugo Chávez en agosto, pero dijo que no tenía pruebas de que haya habido fraude en la consulta popular, como esgrime la oposición.

El vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, Ezequiel Zamora, quien a lo largo del proceso que desembocó en el referendo fue criticado por sectores gubernamentales por estar a favor de la oposición, presentó su dimisión "irrevocable" ante el Tribunal Supremo de Justicia.

El máximo tribunal fue el poder que el año pasado designó a la actual directiva del CNE, y representantes de la oposición y del gobierno opinaron entonces que los nuevos árbitros electorales eran balanceados y honorables.